Por qué el jersey de Connie Britton fue la prenda más importante de los Globos de Oro