Las obras de infraestructura fallidas tienen un mismo origen: la poca planeación