Las empresas constructoras se sienten desplazadas en infraestructura pública