La falta de ingenieros atenaza a la construcción