Balenciaga toma la Bolsa de Nueva York en un desfile cargado de fetichismo y contrastes

Balenciaga toma la Bolsa de Nueva York en un desfile cargado de fetichismo y contrastes