Un Barça solvente y un Pedri goleador