“El escriba de Dios”: con plumas de gansos y bisturíes, sigue una exigente tradición milenaria judía