Castillo de Muñatones: historia de hierro, asaltos y hasta besos