Lo sustancial de la tristeza radica en la subjetividad.