Love is all around: un San Valentín atípico

Fin. Se acabó. San Valentín vive explotadísimo. Cada año, nos obligamos a entristecernos si no tenemos pareja; a hacer planes llenos de pétalos de rosas y velas si la tenemos. Basta ya: apostamos por un San Valentín sensorial, para celebrarlo en casa con uno mismo, con una misma, con pareja, con parejas, da igual con quién. Solo importa el cómo: queriéndonos y cuidándonos. Ese San Valentín sí nos representa.

    Love is all around: un San Valentín atípico

    Photo: aws.traveler.es