Si tienes o planeas tener un perro potencialmente peligroso, estás obligado a asegurarlo