El impuesto de matriculación se dispara a más del doble respecto al mismo periodo de 2020 con un 30 por ciento menos de coches vendidos