Para leer el futuro no vas a necesitar mirarte la palma de la mano

Para leer el futuro no vas a necesitar mirarte la palma de la mano