Acciones europeas caen porque la preocupación por ómicron sacude a los inversores