Angel Eduardo Castillo Maroquin

17 Added | 1 Magazine | @Eisskaron | Keep up with Angel Eduardo Castillo Maroquin on Flipboard, a place to see the stories, photos, and updates that matter to you. Flipboard creates a personalized magazine full of everything, from world news to life’s great moments. Download Flipboard for free and search for “Angel Eduardo Castillo Maroquin”

#137 The Cantos (1915-1962) * Ezra Pound

A Dives<p>¿Quién soy yo para condenarte, oh Dives,<p>yo que estoy tan amargado<p>por la pobreza<p>como lo estás tú por la inútil riqueza?<p>Versión de Javier Calvo<p>Abanico para su Majestad la Emperatriz<p>Oh, abanico de seda blanca,<p>pálido como la escarcha en un tallo de hierba,<p>a ti también te dejan de lado.<p>Versión de Javier Calvo<p>Alba<p>Fresca como las pálidas hojas húmedas<p>de los lirios del valle<p>al alba yace ella junto a mí.<p>Cantar XLV<p>Con usura<p>Con usura no tiene el hombre casa de buena piedra<p>Con bien cortados bloques …

#140 Gigi * Colette

<i>De pie, Gilberte era casi tan alta como su abuela. Sugestionada por el apellido español que usaba–apellido de un difunto amante–, la señora Álvarez había adquirido ciertas características que encontraba adecuadas: palidez mantecosa, obesidad y cabellos relucientes de brillantina. Usaba unos polvos demasiado blancos, el peso de las mejillas le tiraba un poco de los párpados inferiores y había acabado por adoptar el nombre de Inés. A su alrededor, gravitaba ordenadamente su irregular familia.</i> …

#179 Paradiso * José Lezama Lima

<i>A veces lo invisible, que tiene una pesada gravitación, y en eso se diferencia de lo irreal, que tiende más bien a levitar, se muestra limitado, reiterado, con lamentable tendencia al lugar común. Me dormí con un sueño ocupado y hojoso hasta la medianoche. Así que me desperté con una mitad del cuerpo muy descansado, aunque no podría precisar cual era esa mitad. Aunque la medianoche es muy propensa a las barrabasadas con lo invisible, no me desperté sobresaltado. Casi despertándome en esa media</i> …

#183 Poesía completa * Leopoldo María Panero

20.000 Leguas de viaje submarino<p>Como un hilo o aguja que casi no se siente<br>como un débil cristal herido por el fuego<br>como un lago en que ahora es dulce sumergirse<br>oh esta paz que de pronto cruza mis dientes<br>este abrazo de las profundidades<br>luz lejana que me llega a través de la inmensa lonja de <br>la catedral desierta<br>quién pudiera quebrar estos barrotes como espigas<br>dejad me descansar en este silencioso rostro que nada <br>exige<br>dejadme esperar el iceberg que cruza callado el mar sin <br>luna<br>dejad que mi beso …

#187 Poesía completa * Idea Vilariño

Amor<p>Amor <br>desde la sombra<br>desde el dolor<br>amor<br>te estoy llamando<br>desde el pozo asfixiante del recuerdo<br>sin nada que me sirva ni te espere.<br>Te estoy llamando<br>amor<br>como al destino<br>como al sueño<br>a la paz<br>te estoy llamando<br>con la voz<br>con el cuerpo<br>con la vida<br>con todo lo que tengo<br>y que no tengo<br>con desesperación<br>con sed<br>con llanto<br>como si fueras aire <br>y yo me ahogara<br>como si fueras luz <br>y me muriera.<br>Desde una noche ciega<br>desde olvido<br>desde horas cerradas<br>en lo solo<br>sin lágrimas ni amor<br>te estoy llamando<br>como a la muerte …

#188 El señor Presidente * Miguel Angel Asturias

<i>Los pordioseros se arrastraban por las cocinas del mercado, perdidos en la sombra de la Catedral helada, de paso hacia la Plaza de Armas, a lo largo de calles tan anchas como mares, en la ciudad que se iba quedando atrás íngrima y sola. La noche los reunía al mismo tiempo que a las estrellas. Se juntaban a dormir en el Portal del Señor sin más lazo común que la miseria, maldiciendo unos de otros, insultándose a regañadientes con tirria de enemigos que se buscan pleito, riñendo muchas veces a</i> …

#197 El Satiricón * Petronio

<i>Sin embargo, no dejé correr mucho tiempo las lágrimas, sino que con el temor de que encima Menelao, nuestro pasante, para colmo de mis males, me encontrara solo en la posada, recogí mi equipaje y triste arrendé un rincón apartado y próximo al mar. Allí estuve tres día encerrado reconsiderando sin cesar mi soledad y mi humillación; me golpeaba el pecho, que deshacían los sollozos, y entre suspiros salidos del fondo del alma una y otra vez me decía en voz alta: <br>- Pues ¿no me ha podido tragar la</i> …

#201 Poesía Completa * Vladímir Mayakovski

Poemas de 1912 a 1917:<p>¡A Lilita!<p><i>En vez de una carta</i><p>En vez de una carta.<br>El humo del cigarrillo consumía el aire,<br>El cuarto parecía un capítulo<br>del “Infierno” de Kruchoni¹.<br>¿Recuerdas,<br>detrás de esta ventana,<br>por primera vez,<br>acaricié tus manos extasiado?<br>Hoy, sentado estoy,<br>y tengo el corazón aprisionado.<br>Pasarán los días,<br>y tal vez,<br>me echarás, insultándome.<br>Ya no entraré en el oscuro pasillo de tu casa,<br>con las manos temblando.<br>Saldré por fin,<br>y arrojaré mi cuerpo a la calle,<br>salvaje,<br>enloquecido,<br>desgarrándome …

#208 Carta de una desconocida * Stefan Zweig

Sólo quiero hablar contigo, decírtelo todo por primera vez. Tendrías que conocer toda mi vida, que siempre fue la tuya aunque nunca lo supiste. Pero sólo tú conocerás mi secreto, cuando esté muerta y ya no tengas que darme una respuesta; cuando esto que ahora me sacude con escalofríos sea de verdad el final. En el caso de que siguiera viviendo, rompería esta carta y continuaría en silencio, igual que siempre. Si sostienes esta carta en tus manos, sabrás que una muerta te está explicando aquí su …

#212 El corazón es un cazador solitario * Carson McCullers

“Pero tu nunca has amado a Dios ni a ninguna persona. Eres dura y correosa como el cuero. Pero te conozco. Esta tarde vas a andar por todas partes sin estar nunca satisfecha. Vas a caminar por ahí como si anduvieras buscando algo perdido. Te vas a excitar cada vez más. Tu corazón va a latir tan fuerte que casi te matará, porque no amas y no tienes paz. Y luego algún día vas a hacer algún disparate y te vas a perder… nadie te ayudará entonces.”<p>“El resentimiento es la flor más preciosa de la …

#214 Palabra sobre palabra * Ángel González

A mano amada<p>A mano amada,<br>cuando la noche impone su costumbre de insomnio<br>y convierte<br>cada minuto en el aniversario<br>de todos los sucesos de una vida;<p>allí,<br>en la esquina más negra del desamparo, donde<br>el nunca y el ayer trazan su cruz de sombras,<p>los recuerdos me asaltan.<p>Unos empuñan tu mirada verde, <br>otros<br>apoyan en mi espalda<br>el alma blanca de un lejano sueño,<br>y con voz inaudible,<br>con implacables labios silenciosos,<i><br>¡el olvido o la vida!,</i> <br>me reclaman.<p>Reconozco los rostros. <br>No hurto el cuerpo.<p>Cierro los …

#218 El diario de un ladrón * Jean Genet

<i>La mente de muchos literatos se ha posado con fecuencia en la idea de las bandas. Se ha dicho de Francia que era un país infestado de ellas. La gente imagina entonces rudos bandidos unidos por la voluntad de pillaje, por la crueldad y el odio. ¿Era esto posible? Parece poco probable que tales hombres puedan organizarse. El aglutinante que engendró las bandas me temo que sea tal vez una avidez, pero camuflada bajo la cólera, la reivindicación más justificada. Cuando uno se proporciona a sí mismo</i> …

#223 Poemas * E. E. Cummings

Búfalo Bill ha muerto…<p>Búfalo Bill<br>ha muerto <br>él cabalgaba<p>en un caballo semental color de plata y agua<br>y rompía unadostrescuatrocinco palomasdeunsaque <br>Jesús<br>era un hombre hermoso <br>y lo que yo quiero saber es<br>cuánto le gusta su muchacho de los ojos azules<br>Señor Muerte<p>Justamente -<br>primavera cuando el mundo es barro-<br>exquisito el pequeño<br>hombre cojo de los globos<p>silba lejano y pequeñito<br>y edybil llegan<br>corriendo por bolitas y<br>a lo pirata y es<br>primavera<p>el raro<br>viejo de los globos silba<br>lejano y pequeñito<p>y betysabel …

#255 Solaris * Stanislaw Lem

He estado hablando de Solaris, sólo de Solaris, y de ninguna otra cosa. Si la realidad te hace daño, no tengo la culpa. Por otra parte, después de lo que has pasado, ¡puedes escucharme hasta el fin! Nos internamos en el cosmos preparados para todo, es decir para la soledad, la lucha, la fatiga y la muerte. Evitamos decirlo, por pudor, pero en algunos momentos pensamos muy bien de nosotros mismos. Y sin embargo, bien mirado, nuestro fervor es puro camelo. No queremos conquistar el cosmos, sólo …

#268 El día de la lechuza * Leonardo Sciascia

El miedo lo tenía dentro como un perro rabioso: gañía, jadeaba, babeaba, aullaba repentinamente en sus sueños; y mordía, dentro mordía, en el hígado y en el corazón. Los médicos le habían examinado esos mordiscos en el hígadoque continuamente le quemaban, y la repentina y dolorosa sacudida en el corazón, como la de un conejo vivo en la boca del perro, y le habían dado medicinas como para cubrir la superficie de la cómoda; per no sabían nada, los médicos, de su miedo.<p>… el confidente había …

#291 Diarios * Anaïs Nin

“Cada amigo representa un mundo dentro de nosotros, un mundo que tal vez no habría nacido si no lo hubiéramos conocido”.<p>“Lanza tus sueños al espacio como una cometa y no sabes lo que tedevolverán: una nueva vida, un nuevo amigo, un nuevo amor, un nuevo país”.<p>“Este diario es mi kif, mi haschish, mi opio. Mi droga y mi vicio. En lugar de escribir una novela me tiendo con una pluma y este cuaderno, sueño, me dejo llevar por los reflejos rotos…”.<p>“Mientras me hablaba, yo me preguntaba si tenía o no …

#321 Miedo y asco en Las Vegas * Hunter S. Thompson

-Hola, qué hay -dije-, me llamo… Bueno, Raoul Duke… sí, está en la lista, seguro. Comida gratis, sabiduría total, cobertura absoluta… ¡por qué no? Traigo conmigo a mi abogado, y, ya sé, claro, que su nombre no está en la lista, pero tenemos que ocupar esa suite, sí. Bueno, este hombre en realidad es mi chófer. Trajimos este Tiburón Rojo desde el Strip y es hora ya de que descansemos, ¿no? Sí. No tiene más que comprobar la lista y verá. No hay ningún problema. ¿Qué pasa? ¿No me oye?<p>(…)<p>Sucedían …